Miguel Angel de Cárdenas, el hombre que amaba los caballos

Miguel Angel de Cárdenas, el hombre que amaba los caballos y que "adoraba" a su mujer

el .

Ha muerto Miguel Angel de Cárdenas... Cuando me he enterado la imagen de Miguel Ángel se ha proyectado en mi memoria, con su sombrero de paja, en verano, sentado en una silla improvisada, en medio del patio de tierra de las cuadras en sus instalaciones de Écija, viendo pasar uno tras otro a sus caballos, mientras disparábamos fotos a cada ejemplar.

Miguel Ángel lo tenía siempre difícil, muy difícil, porque era casi imposible ensalzar aún más al caballo que entraba en la pista que al anterior que ya la abandonaba. Miguel Ángel gritaba, frases cortas, fuertes, apasionadas, con la mano derecha agitaba las palabras, con el ímpetu daba órdenes al yeguero, al mozo, a la cuadrilla de familias que llevaban toda una vida a su lado: Don Miguel Ángel era para ellos el muro blanco de una finca antigua, el respeto al hombre que era el hombre, la protección a través de generaciones y de caballos, que hoy nos ha dejado. ¿Quién amará ahora a nuestros caballos españoles? ¿Quien hablará de ellos como un padre?

Llevaba ya tiempo luchando con el desgaste que produce en el cuerpo una vida de años, plena, rebosante, hermosa. Y que hoy ya no esté es una noticia que abre la puerta a la ausencia, a la nostalgia de haberlo quizá visitado más a menudo, de haberlo compartido. Todos nosotros perdemos a uno de esos pocos hombres que de verdad amaba los caballos, porque su pasión nos enseñaba que era posible compartirla.

Fuego XII, Fuego de Cárdenas será por hoy y siempre el caballo unido a Miguel Ángel de Cárdenas, el que logró más éxitos internacionales y que nos hizo viajar por el mundo y que levantó de sus asientos a miles de amantes llenos del júbilo y la belleza en la que Miguel Angel de Cardenas hacía que reparásemos. ¡Mira, mira, fíjate, fíjate! ¿Te das cuenta? ¿Cuándo se ha visto algo así?

Apreciábamos a Miguel Ángel de Cárdenas porque amaba la vida, el campo, vestirse por los pies, porque fue leal donde otros en su momento solo veían oportunidad, porque hizo creer a los suyos en sí mismos, porque hizo realidad lo que otros solamente han osado soñar. Porque sinceramente creemos que fue un hombre bueno.

En una entrevista nos dijo: "yo amo a mis caballos, pero a mi mujer, a mi mujer es que la adoro".

Un fuerte abrazo para toda su familia.

Tags: Fuego de Cárdenas Miguel Angel de Cardenas

Miguel Ángel de Cárdenas y el Humor

Coméntalo en Facebook!

Articulos Relacionados

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR